Yoga

El yoga es una cultura milenaria originaria de la India. Sus enseñanzas han sido reveladas secretamente de maestro a discípulo, en una cadena que ha llegado hasta nuestros días. La palabra yoga tiene dos significados principales:

 

  1. Unión: la unión con uno mismo y la unión del individuo con el cosmos.

  2. Las técnicas o métodos para llegar a dicha unión: en ese sentido, el yoga podría definirse como un conjunto de técnicas de perfeccionamiento del ser humano a nivel físico, mental y espiritual.

 

Aunque el yoga es uno solo, contiene diferentes sendas que, a pesar de que conducen a un mismo objetivo, siguen caminos diversos. Los caminos del yoga son muchos pero podrían resumirse en cuatro principales:

 

  • Karma-Yoga: la senda de la acción

  • Bhakti-Yoga: la senda de la devoción y del amor

  • Gñana-Yoga: la senda de la indagación y el discernimiento

  • Raja-Yoga: la senda de la introspección

  • Hatha-Yoga: la senda del equilibrio de las energías internas

 

La práctica combinada de estos yogas es conocida como “Yoga Integral”.

 

HATHA YOGA. Yoga físico

 

Es el yoga más conocido y practicado en Occidente, y es con el que nosotros trabajamos. El Hatha Yoga es un sistema muy elaborado de técnicas psico-fisiológicas que incluyen los siguientes ejercicios físicos: posturas (asanas), llaves energéticas (bhandas), gestos psíquicos (mudras), ejercicios respiratorios (pranayama) y de purificación interna (shatkarmas). Su práctica actúa directamente sobre el cuerpo-mente purificándolo y dotándolo de armonía y equilibrio.

 

Tiene como objetivos:

La finalidad primordial del yoga queda implícita en su definición; pero más concretamente, por lo que se refiere a las prácticas, su objetivo está en función de los intereses del practicante. Mientras que para unos es el medio de conseguir relajación, descanso y equilibrio, para otros es la forma de desarrollar su mente y aumentar su capacidad de concentración. Para las personas enfermas, comienza siendo una terapia complementaria. En muchos casos, la práctica del yoga se convierte en la vía hacia un conocimiento superior y la realización personal. El objetivo lo marca el propio practicante.

 

Destinatarios:

  • Todas aquellas personas que por sus actividades cotidianas mantengan a menudo posturas estáticas y/o realicen movimientos repetitivos que ocasionan acortamientos musculares, alteraciones de la postura, falta de energía…

  • Personas con dolores agudos o crónicos del aparato locomotor y/o disfunciones del movimiento.

  • Cualquier persona que quiera mejorar el equilibrio entre cuerpo y mente.

 

Material necesario:

  • Una sala tranquila y a una temperatura confortable

  • Una colchoneta para tumbarse en el suelo

  • Una manta para mantener la temperatura corporal del paciente/practicante.