Osteopatía

Originaria de EEUU por Andrew Still. Se inició como una alternativa a la medicina farmacológica y sintomática. Su objetivo es el de normalizar todos aquellos tejidos, estructuras que tienen una deficiencia o pérdida de movimiento debido a causas externas: caídas, choques, traumas... o internas: alimentación, estrés...

 

Utilizamos diferentes tipos de técnicas:

  • Osteopatía estructural: técnicas que tratan disfunciones músculo-esqueléticas, desajustes mecánicos de articulaciones, huesos y músculos. Son indicadas en dolores cervicales, dorsales, lumbares, costales, articulaciones temporomandibulares...
  • Osteopatía visceral: técnicas que tienen una acción en órganos internos tanto torácicos (mediastino, pulmones...) como abdominales (colon, intestino delgado, estómago...) restableciendo la función orgánica general del organismo. Son indicadas en problemas de estreñimiento, hinchazón abdominal, capacidad pulmonar disminuida...
  • Osteopatía Craneo-Sacral: técnicas basadas en la capacidad del ser humano de buscar la “homeostasis”, mediante una ayuda del terapeuta el cuerpo sigue el camino para mejorar la fluidez del sistema nervioso profundo. Son indicadas en caídas, migrañas, otitis, estrés, disfunciones hormonales...

 

En la práctica, el objetivo es restablecer la movilidad perdida y dar equilibrio al sistema músculo-esquelético, visceral y craneosacral; mantener la elasticidad del tejido conectivo que los une.

 

Estos sistemas se ven alterados por sedentarismo, malas posturas, movimientos repetitivos, esfuerzos intensos, estrés, mala alimentación....

Las utilizamos en dolores y/o dolores de espalda, músculos, articulaciones, en estreñimiento, digestiones pesadas, flatulencias, cistitis de repetición...