Medicina Tradicional China

Originaria en China, con más de cinco mil años de antigüedad y utilizada por millones de usuarios, trata al paciente como un ser holístico, completo y armónico.

Basada en la filosofía taoísta, emplea el significado del Qi (energía) como uno de los principios básicos que circula por los meridianos, canales repartidos por todo el cuerpo, pasando por las diferentes vísceras y órganos preservando así las funciones orgánicas y manteniendo un buen estado vital de la persona.

 

Se utilizan técnicas como:

- Acupuntura: mediante la inserción de finas agujas en los diferentes puntos repartidos por todo el cuerpo, desde la cabeza, manos, pies, abdomen, tórax...  Son puntos muy específicos que después de cientos y cientos de años de práctica se han dado indicaciones terapéuticas a cada uno de ellos. 

- Moxibustión: el uso de la planta de la artemisa. Se utiliza para calentar ciertos puntos, existen técnicas diferentes. Tiene diferentes propiedades: antiinflamatorias, sedantes, y nos permite llegar a más a profundidad.

Ventosas: crean el vacío en algún punto, irrigándolo muchísimo, creando una nutrición en esa zona aumentando así el aporte sanguíneo y la temperatura.

 

Es una disciplina terapéutica natural que el mundo entero está adaptando por ser eficaz, segura, tanto curativa como preventiva. Trata enfermedades externas o internas. Es conocida por tratar ansiedad, adicciones, insomnio, depresiones... pero abarca mucho más, como problemas digestivos, de tránsito, hinchazón abdominal, digestiones pesadas, problemas del aparato músculo-esquelético como tendinitis, esguinces...